Boda Civil

Matrimonio civil

El matrimonio es un contrato por el cual el hombre y la mujer se unen jurídicamente con la intención de formar una vida en común.

El matrimonio es civil cuando se celebra ante un Juez, Alcalde o funcionario señalado legalmente con dos testigos mayores de edad y se deberá acreditar previamente que se reúnen los requisitos de capacidad exigidos legalmente.

Con el matrimonio surgen una serie de derechos y deberes entre los cónyuges, como son el deber de respetarse y ayudarse mutuamente y actuar en interés de la familia. El marido y la mujer serán iguales en derechos y deberes. Los cónyuges están obligados a vivir juntos, guardarse fidelidad y socorrerse mutuamente. Esta unión tiene efectos económicos independientemente del régimen económico elegido por las partes, los bienes de los cónyuges están sujetos a satisfacer las necesidades del matrimonio. Cualquiera de los cónyuges podrá realizar los actos encaminados a atender las necesidades ordinarias de la familia.

Si decidís casaros por lo civil tenéis dos alternativas:

  1. hacerlo en el juzgado (un Juez es el encargado de llevar a cabo el acto) o
  2. en un ayuntamiento (el Alcalde o uno de los Concejales son los encargados de llevar a cabo la ceremonia)

Tanto en los juzgados como en los ayuntamientos, se suelen celebrar en días laborables y por la mañana. Como siempre hay excepciones, podrás encontrar ayuntamientos donde permitan celebrar la boda fuera del mismo (pero siempre dentro del municipio) o incluso durante el fin de semana. Eso tendrás que hablarlo directamente con el departamento de comunicación del Ayuntamiento.

Lo primero es saber cuál es la parroquia de cada uno de los novios (según dónde vivís actualmente os corresponderá una iglesia u otra). Si tenéis dudas podéis acudir a la iglesia a la que soléis ir a misa y preguntar al sacerdote o a la iglesia más cercana a vuestra casa. Es probable que cada uno tenga una parroquia diferente.

En segundo lugar debéis fijar la fecha y elegir Iglesia para vuestra boda. Podéis encontrar la iglesia que buscáis con nuest ro buscador de Iglesias.

Hacer el Expediente Matrimonial (se realiza en la parroquia de uno de los novios o en la de ambos, si fuera la misma, según corresponda).

  • a) Partida de Bautismo
  • b) Cursos prematrimoniales

Llevar el Expediente Matrimonial al Obispado. Os entregarán un documento imprescindible para la celebración de la ceremonia. Este documento lo tenéis que llevar a la Iglesia en la que os casáis en los días previos.

Se dan determinados casos en los que el Expediente se realizará directamente en el Obispado y no en la parroquia (novios de distinta nacionalidad y/o religión, si ambos no estuvieran bautizados y si uno de los novios no pudiera estar presente en la celebración). Para saber si es vuestro caso preguntad al sacerdote cuando reservési fecha para la boda.

  1. Tenéis que acudir conjuntamente al Registro Civil que os corresponda junto con otros dos testigos (no tienen por qué ser los mismos testigos de la boda).
  2. El juez y el fiscal verificarán los datos. Una vez comprobados y si todo está en regla os entregarán, en un plazo de 1-2 meses, una autorización que tendréis que presentar donde tenga lugar la ceremonia del matrimonio. El plazo de validez de dicha autorización es de un año ante cualquier funcionario autorizado en España o incluso fuera en el extranjero, por lo que lo podéis hacer un año antes de la fecha de la boda.
  3. Reservar día y hora en el lugar de celebración (Ayuntamiento o Juzgado)
  4. Entregar la documentación necesaria al juez encargado del Registro Civil que la enviará directamente al lugar donde decidáis casaros

Aunque puede resultar una de las partes más incómodas de toda la organización de la boda, porque implica decidir qué hacer en el caso de que el matrimonio no dure toda la vida, es importante que decidáis bajo qué régimen matrimonial os vais a casar.

El régimen económico del matrimonio se determinará según la voluntad de las partes en las capitulaciones matrimoniales. Cuando no se especifique, se entenderá que es en régimen de sociedad de gananciales en toda España salvo en Cataluña, donde se dará separación de bienes, salvo que la pareja disponga otra cosa.

La diferencia entre separación de bienes o sociedad de gananciales es la siguiente:

En el caso de sociedad de gananciales se harán comunes para ambos cónyuges las ganancias o beneficios obtenidos indistintamente por cualquiera de ellos, que les serán atribuidos a partes iguales al disolverse el matrimonio.

En el régimen de separación de bienes cada cónyuge será propietario de los bienes que tuviese en el momento inicial del matrimonio y los que después adquiera por cualquier título. Cada uno administrará y disfrutará de sus bienes libremente, siendo las obligaciones contraídas por cada cónyuge de su exclusiva responsabilidad.

Existe otro régimen económico denominado régimen de participación por el cual cada uno de los cónyuges adquiere derecho a participar en las ganancias obtenidas por su consorte durante el tiempo en que dicho régimen haya estado vigente.

Si tenéis que hacer capitulaciones matrimoniales debéis comparecer ante notario, encontraréis un listado de notarios aquí.