Kit de emergencia para el Día D.

 ¿Te has parado a pensar en todo lo que vas a hacer el día de tu boda desde el instante en que salgas de tu casa hacia el lugar de la ceremonia? ¿Has calculado cuántas horas vas a estar compartiendo este momento tan especial con tu familia y amigos?

Para que todo siga perfecto y en su lugar después de semejante maratón festivo, necesitarás unos pequeños retoques a lo largo de la jornada que te ayuden a seguir luciendo tan estupenda como cuando saliste por la puerta. Por eso desde La Boda Del Año te recomendamos que unas semanas antes del gran día dediques una tarde a preparar un pequeño neceser con todo lo que te pueda hacer falta. Sólo tendrás que dejarlo en el lugar de la celebración unos días antes.

¿Qué debes incluir en tu neceser?

Lápiz antifatiga: ¡Fatiga fuera! Utiliza una de esas barras para que nadie note los signos del cansancio y parezcas tan fresca como en el primer momento. Existe una inmensa variedad de marcas en el mercado, escoge la que mejor se adapte a tus necesidades.

– Polvos: La marca de polvos que haya utilizado tu maquillador para dejarte estupenda; un par de repasos a lo largo de la fiesta y todo seguirá en su sitio.

– Barra de labios: Los retoques de los labios son imprescindibles en este día. ¿Te haces una idea de cuantos besos vas a dar a lo largo de la jornada?

– Colorete: Un par de toquecitos y recuperarás el rubor de tus mejillas, consiguiendo un aspecto más fresco.

– Agua termal: Para refrescar la piel y fijar el maquillaje, sobre todo si tu boda es en verano y en un sitio especialmente caluroso. Procura distanciar el spray para que tan solo te rocíe con una suave bruma y déjalo secar.

– Toallitas desodorantes: Además del agua termal puedes incluír un par de estas toallitas, que suelen vender en prácticas monodosis, para que el calor y los bailes no te jueguen una mala pasada.

– Papeles matificantes: Si tienes la piel grasa y tendencia a que te salgan brillos en la zona T, aunque tu maquillador utilizará productos específicos para evitarlos, incluye en el neceser un paquetito de estos papeles para eliminarlos y salir impecable en todas las fotos.

– Horquillas: No te olvides de meter un buen puñado para reforzar y asegurar tu peinado cuando te haga falta.

– Set de costura: Con hilo, agujas, alfileres…para reparar cualquier pequeño estropicio en el vestido. Además ten en cuenta que tendrás a mano unas cuantas tías, primas de tus padres y de los suyos y demás parientes lejanos encantados de demostrar sus conocimientos de corte y confección y salvarte de un apuro.

– Medias: Si vas a llevar medias te recomendamos que compres otros dos pares de repuesto. Piensa que con tanto trajín es fácil que se te rompan, así que para que no se vea ninguna antiestética carrera durante la fiesta, siempre es bueno tener otro par a mano.

Pero sobre todo ten en cuenta que lo que no puedes dejarte en casa ese día son las ganas de pasártelo en grande y disfrutrar cada segundo de uno de los acontecimientos más especiales de tu vida. La felicidad es el mejor cosmético del mundo.

Unas manos bien hidratadas

Foto: L’Occitane

Hemos probado la crema de manos de mantequilla de karité de L’Occitane ¡y nos hemos quedado encantadas con los resultados! Hasta las manos más secas se transforman en las más cuidadas y suaves en un periquete. Con una pequeña cantidad hidrata en profundidad, se absorbe rápidamente, no deja residuos y el resultado es una piel suave como la seda.

Aunque no conozcas L’Occitane, seguro que has visto alguna vez sus envases. Presentan las cremas en un tubo como los de pintura al óleo, en color metálico. En LBDA nos ha entusiasmado el formato de 30 ml (formato de viaje), porque además de suponer un desembolso menor de dinero, cabe en cualquier sitio; por lo que es perfecto para llevar en tu neceser de diario sin problemas de espacio.

Si encima eres de las que no tienen tiempo ni siquiera para ir de compras, estás de suerte, L’Occitane vende por internet. Además puedes adquirir un saquito de muestras para probar todos sus productos y ver lo bien que funcionan.

¡Ahora sólo te falta la manicura perfecta!