Lecturas. Ceremonia civil I

Foto: blog No fui yo fueron las drogas

Érase una vez un universo oscuro, un universo negro, un universo helado y matemático.

No se sabe por qué, dos estrellas se miraron y se enamoraron. Tan grande y hermoso fue su amor que dejaron de describir infalibles órbitas elípticas para dibujarse tiernos corazones entrelazados.

Se querían tanto… pero la distancia era grande, y no podían acariciarse ni besarse. ¡Si por un solo instante pudieran estar juntas! Pero eso estaba prohibido en un universo oscuro, en un universo negro, en un universo helado y matemático.

Aun así no se resignaron a vivir separadas, alejadas por un denso y silencioso vacío; así que decidieron quebrantar la eterna ley del perfecto y ordenado universo. Con un cómplice guiño se salieron de sus órbitas convirtiéndose en dos estrellas fugaces, dirigiéndose a un mismo destino a la velocidad del deseo y el cariño.

Tan solo querían besarse; sabían que ése sería su primer y último beso, pero a pesar de ello continuaron vertiginosas su sendero suicida…, hasta que se encontraron, fundiéndose en un luminoso y bello abrazo de amor y de muerte. Fue el precio que tuvieron que pagar por quererse en un universo oscuro, en un universo negro, en un universo helado y matemático.

Ellas fueron las primeras, pero si alguna noche de verano, mirando el cielo, ves una estrella fugaz, piensa que en algún lugar hay otra, que están enamoradas, y que aunque vivamos en un universo oscuro, en un universo negro, en un universo helado y matemático, lograrán encontrarse, se besarán por un instante nada más y desaparecerán entre destellos de amor y ternura.

En LBDA esperamos que esta preciosa historia titulada “Pequeño cuento de amor” de Alberto Pisa Allué os inspire y ayude si estáis en busca de una lectura para una ceremonia civil.

Un regalo diferente

Foto: Allison C

Solo hay dos clases de personas en el mundo. Las que de verdad te importan y el resto. En cuanto dos de las primeras te anuncian que han decidido pasar el resto de su vida juntas no hay excusa que valga, necesitas un regalo especial. No importa que la invitación venga con número de cuenta incluido o que la pareja en cuestión haya pedido a sus invitados que en lugar de regalos hagan donaciones a esa ONG dedicada a salvar al lince ibérico. Además del ingreso o de la donación pertinente necesitas un detalle personal y diferente, que les recuerde ese día, algo que puedan guardar para sus nietos. ¿Qué te parece la propuesta de LBDA de esta semana? Una sencilla pareja de tenedores con alguna frase grabada que los novios puedan utilizar cuando corten la tarta delante de sus invitados.

Foto: Max Wanger

Foto: BHLND

Foto: BHLDN

La idea se adapta a diferentes presupuestos y siempre puedes cambiar los tenedores por un cuchillo o cortatartas. Nuestra recomendación; consigue un par de cubiertos de plata especiales en algún anticuario y mándalos grabar con sus nombres, el día de la boda o alguna frase significativa…Es un detalle diferente que estamos seguros se convertirá en una joya de familia.

Foto: Jonas Peterson

Deseos de papel

Foto: Eric Kelley

En nuestro empeño porque vuestra boda sea original y diferente, llena de detalles 100% vosotros, hoy queremos presentaros las linternas de papel. Denominadas ‘Khom Fay’ o ‘Khom Loy’, estas lámparas voladoras son usadas desde hace milenios en festivales y ceremonias de diferentes países del continente asiático. La tradición dice que los deseos escritos en ellas se elevan hasta el cielo, cerca de los dioses y eso hace que se conviertan en realidad.

Estas lámparas son una alternativa más tranquila y asequible a los fuegos artificiales, una opción espectacular para una boda de tarde. Podréis soltar cientos de estas linternas de papel junto con vuestros invitados y deleitaros con un espectáculo mágico y hipnotizante. Si además queréis añadirle un significado especial y seguir con la tradición milenaria, podéis pedir a cada invitado o pareja que escriba un deseo en un papel o pegatina que posteriormente colocarán en la lámpara. En LBDA nos parece que iluminar la noche con cientos de buenos propósitos para el futuro, sueños y esperanzas, es uno de los detalles más especiales que podéis incluir en vuestro gran día.

Las lámparas pueden volar hasta veinte minutos, subir a más de un kilómetro en el cielo y durante todo este tiempo serán visibles. Son muy fáciles de usar y ecológicas. Suelen encontrarse en packs de 10 unidades y están fabricadas en un material retardador de la llama. El armazón es de bambú, por lo que todo el conjunto es biodegradable y seguro para el medioambiente. Para hacerlas volar, basta prender el bloque de cera combustible que se encuentra en la base del globo y este se elevará lentamente, llenando la noche de luz y color. ¡Iluminad vuestra boda con deseos de papel!

Foto: W Scott Chester

 

Pompones

Foto: Little white dresser

Cuantas veces desde que empezaste a preparar la boda se te ha pasado por la cabeza: “Sí, la verdad es que es muy bonito pero no sé qué hacer exactamente con ello”, “no es especial”, “no pega con el resto de las cosas que hemos escogido”, “demasiado caro”, “el día tendría que tener 30 horas para poder hacerlo”, “es pretencioso”, “muy visto”, “excesivamente cursi”, “a él no le gusta”… Poco a poco vas cribando tus ideas iniciales y las opciones se reducen drásticamente. Pero no desesperes, esta semana en LBDA queremos darte un par de consejos en relación a la decoración para el gran día.

Lo primero y fundamental: hay dos tipos de elementos decorativos, los adornos gigantes y los pequeños detalles. Los primeros son difíciles de encontrar, y en cuanto a los segundos, tienes que tener en cuenta que los tendrás que multiplicar más o menos por el número de invitados. Lo que quiere que decir que más vale pensar a lo grande; no es una fiesta de cumpleaños, ni una cena para 15 invitados, esto es otra cosa.

Los pequeños objetos no crean una verdadera atmósfera, así que olvídate de esos maravillosos pajaritos vintage que has visto en ese anticuario tan coqueto a 50 euros la pieza. Tienes que encontrar algún detalle con un precio que te permita adquirir 50 o 200 unidades sin arruinarte. Porque el día de tu boda es de esos pocos momentos en la vida en la que podrás decir cosas como: “quiero 300 peonías color magenta”. “Son xxx euros”… “OK, póngame casi mejor 400”, y tú tan contenta y natural, sin que se te mueva un pelo. Pero que las cifras cambien no quiere decir que los presupuestos no existan.

Para los grandes elementos de decoración no hace falta gastarse el plan de pensiones ni empeñar el reloj del abuelo, como te hemos contado muchas veces lo más importante es la imaginación. Farolillos, globos, siluetas de cartón…Hay un montón de opciones que solo requieren un poco de tiempo y maña. Aquí es donde hace su aparición nuestra propuesta de hoy: decora tu boda con grandes pompones de papel de seda. Bueno, bonito y barato. Después ya pensarás en los detallitos.

Foto: Melody Wei

Melody Wei

Son insuperables en cuanto a relación precio-efecto conseguido y una gran elección si tienes que decorar grandes espacios. Los puedes colocar de forma individual a diferentes alturas, crear guirnaldas o grandes rosetones. Además, existe papel de seda en todos los colores y estampados imaginables, así que las posibilidades son infinitas, solo tienes que escoger el que más te guste. Para las más perezosas, se pueden adquirir ya listos, para las intrépidas os dejamos un regalo.

Foto: Pomtree

 

Siempre nos quedará París

Acuarela París

Hacía mucho tiempo que no os enseñábamos ninguna maravillosa sesión de fotos de compromiso, así que hemos decidido terminar la semana a lo grande: una pareja de novios, la ciudad del amor como decorado y un gusto a eternidad en cada instantánea. La sesión fue realizada un 14 de febrero, así que nos ha parecido una buena forma de avisaros que San Valentín está a la vuelta de la esquina.

Porque de vez en cuando hace falta recargar las baterías, olvidarse de la logística de una boda y recordar el motivo de todo este lío; así que pasad, sentaros y mirad como queda la felicidad plasmada en una foto.

Foto: Juliane Berry

Foto: Juliane Berry

Foto: Juliane Berry

Foto: Juliane Berry

Foto: Juliane Berry

Foto: Juliane Berry

Foto: Juliane Berry

Foto: Juliane Berry

Foto: Juliane Berry

Foto: Juliane Berry

Foto: Juliane Berry

Foto: Juliane Berry

Foto: Juliane Berry

Foto: Juliane Berry

Foto: Juliane Berry

Foto: Juliane Berry

Foto: Juliane Berry

Foto: Juliane Berry

La culpable de estas maravillosas instantáneas es la fotógrafa franco-americana Juliane Berry, los enamorados Constance y Damien y el decorado de fondo nada más y nada menos que le qois de la Seine. ¿Puede haber un escenario más perfecto para una sesión de fotos en San Valentín que París?

Constance y Damien escogieron el 14 de febrero para realizar su sesión pre-boda con el río y los tejados de la Cuidad de la Luz como testigos. Todo salpicado de pequeños detalles en rojo que recuerdan el día de los enamorados y le dan ese toque diferente a las fotos.

Buscad un rincón especial y algún detalle personal o gracioso, algo con gran significado en vuestra historia juntos o relativo a la temática de la boda. Con un poco de imaginación el resultado puede ser como éste; unas fotos naturales y distintas gracias a un paisaje bien escogido, un buen fotógrafo y el mimo puesto en los detalles. No parece tan complicado ¿verdad? Pues eso, darle un par de vueltas a la idea y a dejaros aconsejar por los maravillosos fotógrafos que LBDA pone a vuestra disposición.