Al final del camino de piedra (I)

El camino estaba recién asfaltado y aún desprendía ese olor a alquitrán y a dulce que a mi padre le recuerda a su niñez. A mí me hace pensar en él siempre que lo reconozco. El portón de madera blanca que indicaba el paso a la finca estaba abierto y contrastaba con la negrura del pavimento. Las lluvias que trae la primavera habían cubierto con una alfombra de flores blancas y amarillas la hierba verde pálido que cubría el jardín trasero de Finca Villasolita.

Ruth Roldán revisa ensimismada su equipo fotográfico. Los objetivos, las lentes, las tarjetas de memoria, la batería, procurando tenerlo todo listo para la primera modelo.

A pocos metros, un clásico de color plateado de Nuptia Cars. Se trata de un maravilloso Mercedes 280 SL Pagode de 1970, uno de los favoritos de las parejas de novios para disfrutar el día de su boda. El sol sale y se esconde entre las nubes. El capó centellea y nos ciega momentáneamente.

Dentro de la casa se oyen las risas de las modelos y el murmullo del equipo de Mónica Roldán, que trabaja incansable para conseguir el look perfecto para cada modelo elegido. Tenacillas, rulos y un poco de laca. La laca, por si no lo sabes, es el perfume de la belleza y la autoestima que no tienen edad. El último toque de color. ¡Lista!

El primer look que elegimos es el de Eugenia. Se trata de un vestido de novia de Basaldúa de inspiración ibicenca. El drapeado del cuerpo en V termina en la cintura, donde una fina cadena dorada aporta movimiento y un toque de color al diseño. La falda, vaporosa, tiene una amplia abertura  lateral que, al moverse, deja entrever sus piernas y unos zapatos de charol en color nude, con gran tacón y unos centímetros de plataforma, de Salo Madrid. El semirrecogido, con un moño alto, da protagonismo al tocado de hojas metálicas en dorado con aplicaciones rojas por delante, y una fila de estrellas, por detrás, de Graellsia Madrid. El conjunto se completa con unos pendientes de brillantes y perlas con forma de pera y, a modo de anillo de compromiso, una sortija con un rubí rosa rodeado de brillantes, elegido con mucho mimo por Erika, de Navarlaz Madrid. Una novia sin flores no es una novia, y Eugenia lleva las suyas, de L’Atelier de las Flores, como si de un par de esquíes se tratara. Vestida de novia o no, una mujer no debe perder nunca su esencia.

Mientras, Claudia ya está lista y espera su turno. El vestido de Laure de Sagazan es sencillo y romántico. El cuerpo combina una fina gasa con un encaje de flores que dibuja un escote en V sobre el escote redondo. La espalda está compuesta únicamente por el encaje, de manera que añade un punto más atrevido en la espalda dejando entrever algunas transparencias. Recostada sobre la alfombra de flores parece una hermosa Ofelia durmiente. Una suave brisa mueve las ondas de su pelo. El perfume de la primavera esboza una sonrisa en sus labios. Ruth susurra “¡Guapa!”, y se oye una tímida risita. La dulzura del conjunto es perfecta para la novia romántica y sencilla, en una boda al aire libre y de día.

Mientras hacemos los cambios de modelo disfrutamos de la compañía y la conversación de Almudena y José Luis, los propietarios de Finca Villasolita. Son entrañables y muy cercanos, son capaces de hacerte sentir como en casa, aunque ésta sea la suya, y pensamos que ése debe ser parte de su éxito con las parejas de novios. Porque no hay nada mejor que casarse en casa. Pero si no puede ser, entonces, que sea en Finca Villasolita.

Después de algunos cambios, de quitar y poner, de retocar un pómulo y ajustar el vestido, aparece Eugenia. De nuevo, con un diseño de Basaldúa de escote de barco y larguísima cola, manga larga de gasa y encaje en los puños. Es un vestido ideal para una ceremonia de otoño en una iglesia imponente. Su larga melena suelta de color castaño le resta seriedad al conjunto, al igual que el canotier de flores preservadas en tonos rojos y rosas. Si te fijas bien podrás ver también una mariposa hecha con plumas rosa palo. ¿Has visto? Los pendientes con rubíes rosas tienen el mismo tono que el carmín de sus labios. El anillo de brillantes es de estilo art déco, mi estilo favorito. Combina geometría y sencillez, con una delicadeza que es casi zen.

El sol está cada vez más alto y Claudia descansa con un conjunto dos piezas de encaje de Laure de Sagazan. El tocado de flores doradas y coral de forma semicircular enmarca unas ondas bien trabajadas por Mónica Roldán, estilista de celebridades de la talla de Sara Carbonero, y colaboradora habitual de la revista femenina Elle. Las bailarinas doradas con cintas atadas al tobillo aportan al conjunto un aire relajado y natural, perfecto para una novia cuya máxima sea la comodidad.

Al final del camino de piedra que atraviesa el jardín aparecen dos modelos masculinos que, tras hacer los saludos pertinentes, se enfundan en sus trajes de Mansolutely y pasan por el equipo de belleza.

Pero de eso y lo que pasó después os hablaré la semana que viene.

Dudas y comentarios: ana@lbda.es

 

Proveedores mencionados por orden de aparición:

Finca Villasolita: www.fincavillasolita.com

Ruth Roldán: www.instagram.com/ruthroldanfoto

Nuptia Cars:  www.instagram.com/nuptiacars

Mónica Roldán: www.instagram.com/_monicaroldan

Basaldúa: www.instagram.com/alwaysbasaldua

Salo Madrid: www.instagram.com/salomadrid.es

Graellsia Madrid: www.instagram.com/graellsiamadrid

Navarlaz Madrid: www.instagram.com/navarlazmadrid

L’Atelier de las Flores:  www.instagram.com/latelierdelasflores

Laure de Sagazan Spain: www.instagram.com/lauredesagazanspain

Mansolutely: www.instagram.com/mansolutely